Desde que comenzó la propagación del nuevo Coronavirus (COVID-19), muchas son las inquietudes que han surgido. Una de las más grandes preocupación tiene que ver con los posibles focos de infección que se puedan generar y los lugares en los que potencialmente podría existir un gran contagio. En este caso, podríamos hablar de los puntos de entrada a los países de posibles infectados provenientes de lugares lejanos un buen ejemplo de ellos sería un aeropuerto con multitud de tránsito de personas llegando de lugares recónditos.

Luego de que se declarara la emergencia sanitaria, una de las primeras medidas tomadas fue el cierre de los aeropuertos. Sin duda, son muchas personas que visitan estos lugares y si no se tiene un correcto monitoreo sobre los mismos, pueden convertirse en puntos importantes para la propagación del virus. Por ello, se han implementado algunas estrategias, como por ejemplo, el uso de cámaras térmicas.

Cámaras térmicas para detección de fiebre: Una forma de prevención ante la pandemia

Estas cámaras térmicas se conocen como aparatos que son capaces de crear un mapa de calor corporal, que al mismo tiempo se traduce en arrojar la temperatura corporal que tiene la persona. Buscando por medio de su configuración dar con posibles casos que puedan dar positivo al nuevo COVID-19 y proceder así al estudio minucioso.

Uno de los mayores temores del personal que labora en área migratoria de los aeropuertos tiene que ver con la necesidad de acercarse a los viajeros para constatar si presenta o no síntomas. Este temor desaparece gracias al uso de este tipo de cámaras, por lo que si llega a arrojar una temperatura mayor a 37,5 grados, llegarán expertos para hacerse cargo del caso.

Principalmente, Wuhan en China, fue la primera ciudad en instalar estas cámaras, posteriormente, se sumaron ciudades como: Pekín, Shanghái y Shenzhen siendo estas las principales ciudades chinas.

No ha sido solo en China donde se han instalado estas cámaras térmicas, también ha hecho lo mismo Singapur. La idea es que tanto los aeropuertos como en las principales terminales del mundo cuenten con dicho filtro tecnológico.

La idea primaria era que se pudieran detectar los presuntos casos de COVID-19, al mismo tiempo que de existir alguna persona portadora del virus, este no viajará a otras localidades.

Si seguimos avanzando hacia otras localidades, podemos ver que estas cámaras térmicas también se han hecho presente en sitios como Corea del Sur y Bulgaria. En este caso, no solo se están implementando en aeropuertos, sino también en otros lugares donde hay gran tránsito de personas de forma frecuente.

Los pros y los contras de las cámaras térmicas

Las cámaras térmicas pueden ser una opción que sume muchas cosas favorables en esta lucha contra el COVID-19. Muchos países ya las están usando y otros las mantienen en estudio. Sin embargo es bueno que conozcamos un poco de sus ventajas y desventajas:

Ventajas del uso de cámaras térmicas en la lucha contra el coronavirus Covid-19

Son innumerables los beneficios que puede dejar el uso de las cámaras térmicas de Visión Dual con Certificación CE, siendo el más notorio el hecho de que podamos dar con casos que pusiesen resultar positivos al nuevo COVID-19. De la misma manera, esto estaría ayudando en una detección temprana, lo que a su vez nos acerca a la posibilidad de aplanar la curva de contagios que va creciendo aceleradamente.

Como gran ventaja, se observa que estas cámaras tienen una capacidad para registrar la temperatura corporal de aproximadamente 10.000 personas en tan solo una hora. Si vemos estas cifras, realmente llama mucho la atención y podría ser de gran uso en todos aquellos lugares en los que debido a la cantidad de personas, no podemos hacer una vigilancia correcta para descubrir personas con síntomas de este virus.

De la misma manera, este monitoreo nos permite saber en promedio cuántas personas se han chequeado y podríamos tener una estadística que nos ayude a la hora de manejar nuevas estrategias que se puedan tener en marcha.

Este tipo de herramientas pueden ayudar en un futuro, ya que se estima que el distanciamiento social deberá durar más de un año o hasta que se tenga una vacuna contra este coronavirus. Gracias a las cámaras térmicas podríamos tener un poco más de tranquilidad.

Cada vez existen opciones de cámaras térmicas económicas y portátiles para la detección de fiebre por covid-19 en España.

Los contras de las cámaras térmicas

Ahora bien, sin quitarle la eficiencia que sí tienen las cámaras térmicas, también es posible que algunas personas que ya porten el virus, no sean detectadas. Esto sucede porque puede haber ocasiones en las que las personas se encuentren en proceso de incubación, por lo que no presentará síntomas como la fiebre y de esta manera las cámaras no podrían hacer un registro como tal.

Por otra parte, también está el caso de todas aquellas personas que resultan asintomáticas y que, evidentemente, no pueden ser detectadas por este tipo de cámaras. Así que, ciertamente, estos productos son de muchísima ayuda para minimizar los estragos de esta pandemia, pero no es la única opción en la que deberíamos apoyarnos para la detección temprana de los casos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar